Últimamente, son muchos los usuarios avanzados de redes sociales que están inmersos en un proceso de reordenación de sus perfiles, reorientación de sus blogs y revisión de sus objetivos estratégicos en el entorno de la comunicación 2.0.

 Una circunstancia que no es extraña, dado que el crecimiento de nuestra presencia en las redes siempre debe estar sujeta a revisiones periódicas que nos faciliten su gestión.
Porque, ‘hacernos mayores’ en la red -que suele implicar un incremento de masa crítica de seguidores, con sus correspondientes interacciones, además de una acumulación de fuentes de información-, tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes.
La gestión de los perfiles puede llegar a convertirse en imposible, si no somos capaces de ‘mantener un criterio de seguimiento y un orden’. El enorme volúmen de información termina infoxicándonos, llevándonos a un punto de saturación muy peligroso. Un aspecto al que también se suma el crecimiento en el número de seguidores y de seguidos, que suele terminar convirtiendo en un ‘gallinero’ los time lines.
Evidentemente, cuando un usuario aterriza en las redes no suele ser consciente de todo esto. La gestión de sus relaciones y sus agregadores de Rss -con pocos followers y no demasiadas fuentes ‘curadas’- resulta asequible, lo que le lleva a no plantearse una ‘estrategia de selección y ordenación desde el inicio’. Ahora bien, el tiempo hará que esa falta de previsión se convierta en problema y le obligue a tener que tomar medidas de urgencia.
Será entonces cuando descubra la importancia de gestionar adecuadamente las listas en Twitter -fundamental, sobre todo, cuando aplicas una estrategia de reciprocidad-, la necesidad de definir y agrupar a sus amigos en Facebook y la trascendencia de saber ‘curar y ordenar’ la información que llega desde sus agregadores de Rss… entre otros aspectos.
Será consciente de la importancia de saber elegir muy bien las herramientas de curación de contenidos y monitorización de redes y la trascendencia de tener ‘contactos de valor’, que aporten y no lastren.

Y, por supuesto, será entonces cuando comprenda la ‘actitud saludable’ de aquellos usuarios avanzados que, un buen día, decidieron ‘limpiar’ sus perfiles, estableciendo un nuevo ‘criterio de selección mucho más depurado’, más asequible a sus necesidades y más eficaz a la hora de implementar una estrategia de marca personal.
Es entonces cuando comprendemos que ‘la saturación perjudica seriamente la interacción’. Que la acumulación masiva y desordenada de contactos e informaciones, conduce a un bloqueo de tal calibre que puede terminar por aislarnos.

Será entonces cuando comprendamos que, al igual que pasa con los amigos, en las redes sociales ‘contactos pocos (o muchos) pero buenos… y, sobre todo, bien ordenados’.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s